No más bolsas de plástico, una campaña estratégica de empresarios

En México ha ganado mucha importancia la concientización sobre la reducción del uso de bolsas de plástico de un solo uso, lo que es algo excelente. Sin embargo, como es de esperarse, muchos se aprovechan de la situación y hasta pone en duda la verdadera razón de las campañas contra el plástico.

Si bien muchos de los desperdicios, especialmente bolsas de plástico, terminan en ríos y mares causando daños graves a la naturaleza, no es por la fabricación de bolsas, sino por el exceso de gente puerca.

El uso de bolsas ecológicas es una excelente medida para evitar utilizar bolsas de plástico, aunque al final resulta en otro abuso por parte de las cadenas de supermercados, pues las venden caras, cuando deberían regalarlas como una forma para promover la reducción de uso de bolsas de plástico.

Muchos piensan, qué son 15 o 20 pesos, con eso ayudo al medio ambiente, pero ¿cuál es la sorpresa? En realidad no se está ayudando al medio ambiente, se está ayudando a inflar los bolsos de las empresas que fabrican dichas bolsas, se está ayudando a mejorar las ganancias de las tiendas, que en lugar de regalar bolsas de plástico, están generando ganancias al vender bolsas “ecológicas”.

Y todo esto para que al “usuario consciente”, al que no le dolió gastar 15 pesos en una bolsa ecológica, en su segunda visita al supermercado olvide su gran adquisición y recurra a bolsas de plástico nuevamente.

Entre muchos otros ejemplos, muchas de las “tienditas de la esquina” se han sumado a la iniciativa, pero obviamente no por cuidar el ambiente, sino por beneficios económicos. Muchas tiendas ya colocaron un letrero que dice: “Para cuidar al medio ambiente ahora las bolsas de plástico tendrán un costo de 1 peso”.

Entonces, con la supuesta idea de ayudar al medio ambiente, los tenderos tienen la misma cantidad de rollos de bolsas de plástico, que realmente, no cuestan más de 20 centavos cada una, pero ahora, en lugar de regalarlas, les sacan 80 centavos a cada una y se ganan la insignia de buenas personas.

Para colmo, la cadena comercial Oxxo empezó a hacer lo mismo. En un principio, la empresa tuvo la excelente idea de no dar bolsas a menos que se compre la cantidad de mercancía que lo requiera. Ahora, cada bolsa tiene un costo de 1 peso, por el simple hecho de ponerles la leyenda “Bolsa hecha con 30% de reciclado”.

Sus bolsas ecológicas no llegan ni a a la mitad de material reciclado y con eso ganarán millones. Pero claro, a la gente no le importa eso porque les da vergüenza defenderse por un peso.

“Cuidemos juntos nuestro medio ambiente”. Claro, ¿pero nos darán un porcentaje de las ganancias por ventas de las bolsas que son 70% basura? (en realidad el 100% es basura, pero nos lo venden de otra forma).

Oxxo recurrió a Grupo FUNSAM para la fabricación de las “bolsas ecológicas”, por lo que no solo estamos haciendo millonaria a Oxxo, sino a otra empresa, que seguramente no contamina nada en el proceso de fabricación de bolsas. No sería sorprendente que FUNSAM tenga relación con Oxxo.

Las compañías están recurriendo a campañas de concientización ambiental para hacer que la gente deje de utilizar bolsas de plástico, contratando empresas que generan contaminación para la fabricación de bolsas con el 30 por ciento de material reciclado. ¿No sería mejor prohibir las bolsas de una vez?

Los cigarros contaminan de una forma enorme, afecta a quienes los fuman y a quienes no, y todas las cajetillas vienen envueltas en plástico, que después será fabricado con el 30% de material reciclado para que la gente tenga en mente que ayuda al medio ambiente fumando cigarros envueltos en material reciclado. Pero bueno, si a la gente no le importa ver en las cajetillas que les advierten que se van a morir, menos les va a importar que están contaminando con el humo y las colillas. Esto por mencionar uno de miles de ejemplos.

Desde un punto de vista, los supermercados no tendrían por qué regalar bolsas a los clientes. Sin embargo, es una atención para que los clientes no se sientan impedidos de comprar más y más con el temor de llevarse todo en las manos. Ahora, lo lógico sería que en lugar de pensar en comprar más, la gente verá la forma de comprar menos para no tener que comprar una bolsa. Pero cómo piensa la gente, ¿qué van a pensar los demás si no quiero comprar una bolsa para mis cosas?

Las fábricas que trabajan con polietileno o cualquier otro tipo de plástico seguirán trabajando, sin importar todos los anuncios que existan sobre contaminación, las bolsas ahí están, esperando por ser usadas, y eso no cambiará a menos que su uso sea ilegal, lo que debería ser real si en verdad se quiere acabar con esto.

Al final, el cuidado del medio ambiente depende de cada una de las personas. La contaminación es una preocupación mundial, pero a la vez un gran negocio. Mientras exista gente que fume, use el carro para ir por las tortillas, pida bolsa para meter otro producto que ya viene empaquetado, queme su basura, etcétera, los empresarios y políticos seguirán aprovechándolo para llenar sus bolsillos.

Marina Robles, titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), afirmó que a partir del 1 de enero de 2020, estará prohibido el uso y comercialización de bolsas de plástico de un solo uso en la capital. Los establecimientos que no acaten la medida, se harán acreedores a multas de entre 42 mil a 170 mil pesos.

Esta es una estupenda idea para combatir el uso de bolsas de plástico. Sin embargo, sigue siendo negocio redondo. Oxxo por ejemplo, se safa vendiendo bolsas con el 30 por ciento de material reciclado, mientras que los negocios que no tienen la solvencia necesaria para optar por “bolsas ecológicas”, tendrán que decir a sus clientes que carguen sus cosas como puedan, o atenerse a regalar miles de pesos al gobierno, que finalmente, transportará el dinero en bolsas de plástico.

El término “bolsas de un solo uso” resulta interesante, pues ¿quién no utiliza las bolsas más de una vez? La mayoría de las personas utilizan las bolsas por lo menos dos veces, una para transportar cosas y otra para reunir basura. Que existe gente que compra bolsas para basura a precios absurdos y tiran las bolsas del supermercado a esas que parecen “costalitos”, sí, las hay, pero eso ya denota falta de inteligencia.

También se menciona que hasta 2021, se prohibirán todos los artículos de plástico, como cubiertos, palitos mezcladores, popotes, globos, varillas, vasos, tapas, charolas, etc. Esto significa, que las fábricas tendrán 2 años para vender todos sus productos y producir la contaminación necesaria. Eso o vender en otros estados donde dicha ley no sea efectiva, ya que la contaminación sólo es un problema de la Ciudad de México, no del mundo.

Grupo de WhatsApp: https://chat.whatsapp.com/Ch45FZaJcbxDb7WeHAOtAQ
Grupo de Telegram: https://t.me/Masterhacks_net

Donaciones
Gracias por apoyar el libre conocimiento!
Bitcoin: 3L2Y8LC5tmRffopnvv5J9DHe6wnrmyWVMm
Litecoin: MDtX7eRekxoRigMNtguziZqRdkr8CT5DKs
BCH: 3PnUezyhjWHQoBVfb1GpQJurMNbVjyvrVG
Ethereum: 0x1f786c3195b9a55e320848f240b1cfc37b159535

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *