La extradición de Julian Assange a Estados Unidos podría tomar años, según sus abogados

Julian Assange pasó siete años en la embajada de Ecuador en Londres tratando de evitar cargos de Estados Unidos. Ahora, luego de que el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, le quitara el asilo, el fundador de WikiLeaks tratará de ganar más tiempo en las cortes.

Los abogados de Assange afirmaron que lucharán contra la extradición a Estados Unidos, donde enfrenta cargos por haber participado en una conspiración de piratería con el ex analista del ejército, Chelsea Manning, para divulgar material clasificado del gobierno.

Mientras que los abogados de Assange argumentaron que los cargos son un intento ilegal de castigar a un periodista por publicar información, los abogados de extradición dijeron que lo mejor que podría hacer es retrasar su llegada a Estados Unidos por medio de un proceso que probablemente se extenderá hasta el 2020.

«En teoría, podría prolongarlo durante años», dijo Nick Vamos, socio de la firma de abogados Peters & Peters, quien anteriormente era jefe de extradición en el Servicio de Prosecución de la Corona de Estados Unidos.

El arresto de Assange se produjo luego de que Ecuador lo expulsara de su embajada en Londres. El sujeto de 47 años había estado en la embajada desde 2012, cuando trató de escapar del interrogatorio en un caso de agresión sexual en Suecia. Si bien esa investigación se abandonó en 2017, el australiano permaneció en un pequeño departamento en la embajada.

WikiLeaks y Assange se hicieron famosos en 2010 cuando la organización publicó secretos gubernamentales proporcionados por Manning. Recientemente, el sitio web se ubicó en el centro de la carrera presidencial estadounidense de 2016 al publicar correos electrónicos pirateados de la campaña de Hillary Clinton.

Caso Sarao

Por lo general la extradición es un proceso lento y deliberado en los tribunales de Estados Unidos. Navinder Singh Sarao, comerciante británico acusado de ganar 40 millones de dólares en mercados falsificados desde su habitación, pudo retrasar su extradición por 18 meses hasta 2016 en un caso que la mayoría de los abogados pensaron que podría resolverse mucho más rápido.

Las deliberaciones se ralentizan con las apelaciones que pueden llegar hasta el Tribunal Supremo de Estados Unidos, además de varias aprobaciones que deben proceder del Ministerio del Interior.

El caso también podría complicarse si los funcionarios suecos renuevan su solicitud de extradición. Aunque abandonaron la investigación debido a que el estatuto de limitaciones se agotó en muchas de las reclamaciones mientras Assange estaba escondido, un abogado de las presuntas víctimas de Assange pidió a los fiscales que reabrieran su investigación luego de la detención.

Argumentos «ridículos»

En una audiencia judicial en Londres, los abogados de Assange asaltaron la imparcialidad de los tribunales de Estados Unidos y Reino Unido, dijeron que su cliente nunca podría tener un juicio justo en ninguno de esos países. Afirmaron que era poco probable que ese tipo de argumentos políticos tuvieran mucho peso y el juez Michael Snow los rechazó como «ridículos». La siguiente audiencia del caso será el 2 de mayo.

Jen Robinson, abogada de Assange, trató de encuadrar el caso de Estados Unidos en términos de liberta de prensa.

«Esto sienta un peligroso precedente para todas las organizaciones de medios y periodistas en Europa y en otras partes del mundo. Este precedente significa que cualquier periodista puede ser extraditado para ser procesado en Estados Unidos por haber publicado información veraz sobre los Estados Unidos», dijo Robinson fuera de la corte de Londres.

Pero los fiscales de Estados Unidos pueden haber eludido esa defensa al acusar a Assange solo de las acusaciones sobre su ayuda a Manning para piratear una contraseña en la red informática del Departamento de Defensa con documentos clasificados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *